Tratamiento del Alzheimer

Parece difícil, pero deja que te orientemos


El tratamiento del Alzheimer es uno de los avances médicos más esperados ya que se trata de una de las enfermedades más crueles y de más impacto para la familia.

La enfermedad de Alzheimer es la demencia más común, siendo su sintomatología principal la pérdida de memoria para hechos y acontecimientos recientes.
El curso de esta enfermedad es largo y repercute severamente en sus familiares o cuidadores principales.

Síntomas del Alzheimer

En las primeras fases del Alzheimer se pueden detectar pequeños olvidos como fechas, acontecimientos importantes, desorientación ocasional o dificultad para retener información reciente.

En fases avanzadas de Alzheimer la sintomatología de la enfermedad se agrava pudiéndose afectar todas las esferas cognitivas: atención, lenguaje, planificación, etc.

Esto hace que la persona afectada pierda funcionalidad y autonomía, necesitando supervisión para las actividades de la vida diaria.

Otro de los síntomas clásicos del Alzheimer es la aparición de problemas de conducta, que son los que más afectan al entorno familiar.

Tratamiento del Alzheimer

No existe de momento ningún tratamiento definitivo para el Alzheimer. Los tratamientos actuales se centran en frenar el avance y mejorar la calidad de vida.

Al igual que en el resto de demencias, los tratamientos existentes no son curativos. Lo que más evidencia científica ha demostrado para estabilizar la enfermedad y enlentecer su declive cognitivo es combinar el tratamiento farmacológico con estimulación cognitiva.

Estimulación cognitiva para el tratamiento del Alzheimer

La estimulación cognitiva es el conjunto de técnicas  y estrategias que se orientan a mantener y mejora el funcionamiento cognitivo.

Mediante ejercicios personalizados de todas las funciones (orientación, memoria, atención, lenguaje, funciones ejecutivas, gnosias y praxias) se consiguen buenos resultados frenando el avance del Alzheimer.

Es de crucial importancia realizar una valoración neuropsicológica exhaustiva para diseñar el programa de intervención más adecuado para cada paciente y componer los ejercicios más efectivos.

La estimulación cognitiva para el tratamiento del Alzheimer junto con farmacología en apoyo a estas técnicas suponen en la mayoría de los casos una mejora de la calidad de vida tanto para los pacientes con Alzheimer como para las familias.