Neurofisioterapia para el tratamiento del Parkinson

Parece difícil, pero deja que te orientemos


La neurofisioterapia aplicada al tratamiento del Parkinson ha demostrado ser eficaz, sobre todo en las primeras fases y medias, siempre acompañada de tratamiento farmacológico y de estimulación cognitiva.

El Parkinson se trata de una enfermedad neurodegenerativa que gradualmente va degradando las neuronas de la sustancia negra del cerebro, reduciendo la dopamina y por tanto afectando a las funciones en las que participa esta sustancia. El resultado se puede apreciar en trastornos del movimiento, de la memoria, el comportamiento, la cognición en general, la tención, el sueño, el humor e incluso la capacidad de aprendizaje.

El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que afecta a las neuronas dopaminérgicas de la sustancia negra del cerebro. La degeneración de estas neuronas y por lo tanto la disminución de la dopamina, va a provocar un enlentecimiento y empeoramiento de las distintas funciones en que participa. Detectamos trastornos del movimiento, memoria, comportamiento y cognición, atención, sueño, humor y aprendizaje.

Tratamiento del Parkinson con neurofisioterapia

Gracias a la neurofisioterapia podemos complementar el tratamiento de neurorehabilitación en cada una de las fases de la enfermedad:

  • En la primera fase de la enfermedad nos centraremos en aumentar la actividad física del paciente mediante ejercicios de fuerza, equilibrio y coordinación.
  • En la segunda fase, cuando la enfermedad comienza a generar bloqueos e incluso cuesta caminar, la neurofisioterapia se centrará en corregir posturas, adaptar el lugar de residencia y enseñar a lidiar con la enfermedad para mejorar la calidad de vida del paciente, mientras que con otros tratamientos de rehabilitación cognitiva y farmacológicos se tratará de minimizar los síntomas.
  • En la tercera fase, cuando el paciente está en cama, el tratamietno de neurofisioterapia se centrará en movilizaciones y cambios posturales.