Neurofisioterapia en el tratamiento de la ELA

Parece difícil, pero deja que te orientemos


Esclerosis Lateral Amiotrófica

LA ELA es una enfermedad neurológica degenerativa progresiva que degenera las neuronas que se encargan de los músculos voluntarios, es decir, van mermando poco a poco la capacidad de movimiento del paciente.

Los síntomas de la ELA se traducen en la debilitación gradual y la atrofia de los músculos. Los pacientes de ELA gradualmente van perdiendo la fuerza y la capacidad de movimiento de músculos voluntarios como los brazos o las piernas en primer lugar, llegando posteriormente al tronco y finalmente al diafragma, cuya degeneración se traduce en la imposibilidad de respiración autónoma sin un ventilador artificial.

 

Pacientes de ELA

Los pacientes de ELA suelen tener entre los 40 y los 60 años, afectando más a hombres que a mujeres y la mayoría de ellos llegan al fallo respiratorio entre 3 y 5 años tras sufrir los primeros síntomas, por ello es fundamental una detección temprana y un tratamiento rápido.

 

Tratamiento de ELA

Antes de nada se debe evaluar el estado del paciente de ELA para determinar el estado de la enfermedad y las afecciones que ha producido hasta el momento.

Una vez determinado el grado de avance de la enfermedad se ponen en común los objetivos prioritarios con el paciente y los familiares o cuidadores y se procede a buscar su consecución. En este sentido la neurofisioterapia se centrará en los siguientes objetivos:

  • Mejorar los trastornos motores y sensitivos
  • Mejorar el tono muscular y la postura
  • Facilitar las transferencias
  • Facilitar patrones funcionales
  • Diusminuir los problemas orofaciales
  • Mejorar la capacidad de realizar actividades con ambas manos
  • Tratar posibles alteraciones en la memoria y la atención
  • Mejorar la capacidad de orientación espacial y temporal
  • Mejorar el estado emocional del paciente.